Now Playing Tracks

No se escribe para uno mismo. Se escribe para el otro que somos, que fuimos, que hemos dejado de ser, y también; para quienes se leen en nosotros. A veces uno se encuentra en las letras ajenas, en los sentimientos impropios, en la sílaba adecuada, en el ritmo insospechado, en la idea inconjurada, en el dialogo invisible, en lo que das o tiras al aire.
Escribir al otro, Joseph Kapone (via el-escritor-sombrilla)

A veces me canso de ser lo que sea que soy, de no ser, de soltar y de aguantar.

Me canso de tener una mirada que descubre y una boca que destruye, un olfato que reconoce y un tacto que no entiende.

¡Me canso!

Me caso de mi memoria tan precisa con algunos recuerdos que me duelen, me encienden, me… cansan.

… … …

Porque también me canso de mi fuerza sobrevalorada y de mi debilidad tan tímida que no sale, no se muestra y me rasguña.

Estoy cansada, sí, pero aún no me rindo… Sólo déjenme dormir cinco minutos más.

Quiero dormir - Gisela I.G.M (via deshojando-margaritas)
De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono es extensión de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones de su brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensión de la memoria y de la imaginación.
Fragmento de El libro por Jorge Luis Borges en su libro Borges, oral (1995)

(Fuente: poesia-en-la-lengua)

We make Tumblr themes